“Terroristas modernos”, este martes 14 en SUR

0
447

Este martes 14 de noviembre a las 19:30 horas en el auditorio de Librería Sur (Pardo y Aliaga 683, San Isidro), se presentará la novela Terroristas modernos (Candaya, 2017) de Cristina Morales. El narrador peruano Ramón Bueno Tizón conversará con la autora.

Terroristas modernos de Cristina Morales, apunta a convertirse en la novela revelación del año en España. Gracias a un fascinante manejo de la intriga y documentada investigación histórica, Terroristas modernos ​relativiza ciertas verdades históricas, descubre precedentes ignorados de ésta y propone un discurso paralelo sobre la verdadera gestación del Estado Liberal en el siglo XIX, y la llamada “Conspiración del triángulo”. En un desafiante ejercicio literario, Cristina Morales, consigue reivindicar a una casta de subversivos desclasados y silenciados por la historia oficial para dar vida a una epopeya caótica y reparadora que carga de sospechas lo delirantes episodios políticos y sociales de la actualidad no solo de España, sino que de cualquier democracia moderna. Cristina Morales se confirma como una de las voces impactantes de la nueva narrativa española y como han afirmado desde Babelia, El País, “la novelista con el registro más amplio y potente de su generación”.

Las nociones de terrorismo, modernidad, burguesía y democracia conviven pacíficamente en el tránsito de los siglos XVIII a XIX. El primer acusado en la Historia de terrorista, esto es, de ser un agente o partidario del régimen del terror (según reza el diccionario de la Academia Francesa de 1798, que inaugura el término), no fue ni un anarquista, ni un comunista, ni un neonazi, ni un abertzale, ni un yihadista, sino el neonato Estado liberal francés, la primera democracia moderna de Europa.

Con esto muy presente y con España hecha un barrizal tras la invasión napoleónica, en 1816 un grupo de españoles urdió un plan para convertir su Reino, aburrida cocinilla de Dios, en Estado, flamante máquina humana. Entre ellos había algún prohombre de la resistencia contra los franceses y algún líder de la guerrilla, pero la mayoría eran militares degradados sin más muda de ropa que el uniforme, ex guerrilleros vueltos mendigos, sastras cuyas confecciones eran censuradas por la Iglesia y poetas cansados de neoclasicismo y por ello ninguneados en las imprentas ilustradas.

El plan no consistía ni en un pronunciamiento, ni en un motín popular, ni en una conjura palaciega, ni en una revolución a la francesa. Lo que la historiografía dio en llamar la Conspiración del Triángulo constituyó una infrecuente experiencia de rebelión en la que desclasados de diversos escalones de la jerarquía social se aliaron y hasta invirtieron sus roles de clase, género y raza. Cristina Morales narra en Terroristas modernos el forjamiento de esas alianzas políticas inesperadas, la intrahistoria de esa subversión, y traslada los profusos conflictos de la trama al estilo literario, problematizando el lenguaje y el sustento ideológico del lector.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here