RESEÑA: Fabio Morábito “Cuando las panteras no eran negras”

0
321
México Df 6703/2014 El escritor Fabio Morábito, en su casa de la Ciudad de México. (Foto: Pradip J. Phanse)

Escribe Gabriel Rimachi Sialer

El escritor italiano nacido en Egipto está de visita en Lima con motivo de la 22 FIL Lima. Su abundante obra ha transitado por la novela, el cuento, el ensayo, la poesía y las traducciones. “Cuando las panteras no eran negras” es una deliciosa novela, ilustrada por Abraham Balcázar, sobre la búsqueda de la identidad y el valor.

Hubo un tiempo en que las panteras no eran negras sino pardas, como los leones, y, al igual que ellos, cazaban en manadas y no en soledad. Pero en este tiempo había una abundancia de especies, por lo que la comida estaba garantizada. Sin embargo, como suele suceder, siempre hay alguien que no está conforme con el orden establecido. La hija de una pantera que había muerto al enfrentar a un búfalo, descubre en su interior que algo no está bien, que esa vida que le había tocado tras la muerte de su madre, ocultaba algo más, y debía descubrirlo.

Con una prosa clara y un ritmo descriptivo que sumerge al lector desde la primera página, nos volvemos compañeros de ruta de esta cachorra de pantera, que desoyendo las voces adultas y acostumbradas a un espacio de movimiento, decide cruzar el arroyo que, para todos, es el límite permitido por la naturaleza. En medio de una noche absoluta, y rodeada de unos seres cuyos ojos brillan en la oscuridad, la cachorra decide emprender el gran viaje de una noche. Al amanecer, la cachorra se descubre negra de la cabeza hasta la punta de la cola.

Pero en medio de aquel escenario, la sequía es inevitable como parte del ciclo de la vida, y con ella aumenta el hambre y la desesperación. Las manadas de panteras pardas entonces deciden explorar tímidamente ciertos límites, pero antes de decidirse por las gacelas que pastan a lo lejos (más allá del territorio conocido) se van conformando con los roedores y serpientes que no emigran en esta etapa del año. Hasta que, movidas por el instinto de supervivencia, deciden cruzar todos los límites. Morábito construye así una interesante analogía de la vida misma donde el valor no consiste sólo en el arrojo sin sentido, sino en la evaluación de un riesgo cuyas consecuencias, buenas o malas, merecen ser asumidas.

La manada está representada por personajes que podemos fácilmente reconocer por sus actitudes y sus cuestionamientos. El encuentro de la manada de panteras pardas con la huérfana pantera, ahora negra, cambiará sus vidas para siempre, y cuya leyenda se extenderá por todo el mundo a través de los tiempos.

Morábito nos sumerge así en la vida de la sabana, llena de peligros y misterios, utilizando un lenguaje cuyo ritmo enriquece la lectura: “mucho tiempo después de haber muerto la colérica y la lúgubre, cuando los pumas poblaban ya toda la cordillera,cada vez que uno de ellos bajaba hasta la franja de selva que cubría la base de la montaña, recordaba la antigua advertencia, transmitida de padres a hijos, de no cruzar el barranco y de no internarse en la espesa arboleda situada al otro lado, en cuya oscuridad se veían de pronto los ojos de la manada silenciosa, de la manada que no pisaba y no dejaba huellas, encargadas de vigilar aquel paso hasta la muerte”. Un libro más que recomendable.


Fabio Morábito, ilustrado por Abraham Balcázar. “Cuando las panteras no eran negras“. Fondo de Cultura Económica, 2016.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here