Fallece el escritor peruano Edgardo Rivera Martínez

0
291
Escritor peruano Edgardo Rivera Martínez (Foto: Andina).

La madrugada de hoy viernes 05 de octubre falleció el destacado escritor peruano Edgardo Rivera Martínez, a los 85 años. Deja un legado valioso en la historia de la literatura peruana y latinoamericana. Será velado esta noche en la iglesia Virgen de Fátima, en Miraflores.

Nacido en Jauja, en septiembre de 1933, pasó su primera infancia entre su ciudad natal y Barranco, en Lima. Cursó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Nacional de San José, en aquella provincia. Al término de los mismos decidió estudiar literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, con la intención de dedicarse tanto a la creación como a la docencia universitaria. Durante sus dos primeros años en la Facultad de Letras, en 1952-1953, tuvo como profesores, entre otros, a Raúl Porras Barrenechea, Luis Jaime Cisneros, Ella Dunbar Temple, Luis Felipe Alarco, y muy especialmente a Fernando Tola Mendoza, quien tenía a su cargo los estudios clásicos en el antiguo Instituto Superior de Lingüística y Filología de nuestra Casa de Estudios.

Muy interesado en ellos, en el entonces Instituto de Literatura, hoy Escuela Académico Profesional, fue nombrado asistente de Griego, y traduciendo y publicando una selección de uno de los pensadores presocráticos, Jenófanes de Colofón. En esta etapa de sus estudios fueron también sus maestros Jorge Puccinelli, Estuardo Núñez, Luis Alberto Sánchez. Fue compañero de clases, en algunos cursos, de Mario Vargas Llosa. En los claustros conoció, aunque se hallaban en diferentes años y especialidades, a quienes serían notables intelectuales, como Aníbal Quijano, Luis Lumbreras, Oscar Ríos, etc.

Fueron años en que trabajó también en algunos relatos, pero sin que se publicara alguno. Al término de los estudios, y sin alejarse de los clásicos griegos, Edgardo Rivera Martínez tomó una línea de investigación como la literatura de viaje relacionada con el Perú. Obtuvo una beca del gobierno francés que le permitió viajar a París, donde permaneció durante algo más de dos años, siguiendo algunos cursos en La Sorbona, y trabajando con el riquísimo material de la Biblioteca Nacional de París. Fue así como dio término a su tesis doctoral, El Perú en la literatura de viaje de los siglos XVI, XVII y XVIII. Asimismo, recopiló información para posteriores investigaciones, publicadas en diferentes formas. De retorno al Perú ingresó a trabajar como docente en el Instituto de Filología, hasta 1962, en que lo hizo en la Universidad de Huancayo.

En 1971 retornó a la Facultad de Letras, Departamento de Literatura, donde laboró hasta 1986, en que solicitó su cese. En todos esos años tuvo a su cargo cursos de Literatura Griega, Literatura Peruana del XIX, Literatura Hispanoamericana, y algunos de teoría.
Su primer libro de ficción apareció en 1964, con cuatro relatos de temática andina, y el título de El Unicornio. De 1974 es su novela corta El visitante. En 1978 apareció su volumen de cuentos Azurita, y, en 1979, Enunciación. En 1975 fue invitado al International Writing Program, de la Universidad de Iowa, Estados Unidos. En 1982 ganó el Primer Premio de la primera versión del concurso El Cuento de las 1000 palabras, con Ángel de Ocongate. De 1986 es su libro de relatos Ángel de Ocongate y Otros cuentos.
Posteriormente, y después de trabajar como Profesor Visitante en las Universidades de Dartmouth (Estados Unidos), Tours y Caen (Francia), escribió entre 1991 y 1993 su novela País de Jauja, varias veces editada, y que, en una encuesta realizada en 1999 por la Revista Debate entre escritores y críticos, fue señalada como la novela más importante de la década. En 1996 apareció A la hora de la tarde y de los juegos, evocaciones de infancia y adolescencia. En 1999, y siempre bajo el sello de Peisa, apareció su segunda novela, Libro del Amor y de las Profecías.

La editorial Alfaguara ha publicado en 1999 sus Cuentos Completos, y en el 2000 tres novelas cortas bajo el título de Ciudad de Fuego. Toda esta producción literaria ha dado lugar a numerosos comentarios, en publicaciones académicas y periodísticas, y a dos libros de crítica, De lo andino a lo universal. Edgardo Rivera Martínez, por Ismael Márquez y César Ferreira, y Palabras a cuestas (País de Jauja: una poética), de Edgar O’Hara.
Edgardo Rivera Martínez es miembro de la Academia Peruana de la Lengua, y Profesor Emérito de la Universidad Mayor de San Marcos. Washington Delgado lo definió como “un narrador fino y original, alejado de las modas literarias, dueño de una fantasía que poetiza la realidad, provinciana o limeña, sutilmente observada”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here