Los 50 años de LASA, Asociación de Estudios Latinoamericanos, celebrados en Nueva York

0
834
50 años de LASA, celebrado en Nueva York en 2016.

Escribe Alexis Iparraguirre.

Por cuatro días, del 27 al 30 de mayo, la Asociación de Estudios Latinoamericanos de los Estados Unidos llevó a cabo su multitudinario encuentro anual.

Para celebrar el medio siglo de evento, el comité organizador, formado por las cabezas de las ciencias sociales y las humanidades de las universidades norteamericanas, alquiló cuatro pisos y sótanos de los hoteles New York Hilton Midtown Hilton y Sheraton en la isla de Manhattan, a poquísimas cuadras de Central Park, Rockefeller Center, Radio City Music Hall y uno de los más rutilantes circuitos turísticos del mundo. Por cuatro días a la tromba cotidiana de turistas, empleados y algunas celebridades paseando a sus perros de incógnito, se unieron más de cinco mil estudiosos de Latinoamérica que, con identificaciones del Congreso al cuello, pulularon en los hoteles y en calles y avenidas aledañas tiñendo de pátina intelectual las conversaciones en español del Midtown.

13340792_10153486801265163_261984298_o

Vale la pena imaginar la vida de congreso de LASA en cada hotel cuando daban las ocho de la mañana. En medio de correteos producto de algunos cafés agarrados al vuelo y el progresivo silencio de los pasillos, se iniciaba un mínimo de 35 conferencias simultáneas en número idéntico de pequeños auditorios con una capacidad promedio de 30 personas. Se presentaban tres trabajos de investigación con un promedio de tres mil palabras durante quince minutos por ponente, y los seguía el sumario y el cuestionamiento por parte de un comentarista invitado y los espontáneos del público. La intensidad del Congreso se multiplicaba conforme avanzaba la mañana y entraba la tarde. A las dos y a las cuatro y media de la tarde había 50 paneles simultáneos; era el momento álgido de seis turnos espaciados entre las ocho de la mañana y las diez de la noche, con 15 minutos de respiro entre panel y panel y el descanso para almorzar. Pero LASA no solo ocurría en los hoteles. Había presentaciones de intelectuales latinoamericanos en diferentes centros culturales y universidades de la isla que estuvieron asociados con el congreso. Como puede suponerse, el sólo escoger a qué conferencia asistir y en qué lugar era una actividad en sí misma extenuante. Para facilitarla, la organización puso a disposición de los participantes la aplicación para smartphones LASA 2016 con cronogramas y mapas interactivos para determinar temas de intereses y lugares y, de este modo, personalizar eficientemente la experiencia del congreso. Y, también por primera vez, hubo registro de asistencia en estaciones electrónicas para lidiar con sus más de cinco mil ponentes. LASA no ha cesado de perfeccionarse según las nuevas tecnologías para cubrir las infinitas exigencias logísticas.

De hecho, para un congreso de tales características, Nueva York ha sido una ciudad previsiblemente adecuada: que la tomara LASA por asalto no afectó su sistema de transporte perfectamente interconectado, y bastante menos tumultuoso que de costumbre por las vacaciones de las escuelas y las universidades. Para feliz coincidencia, el primer día del congreso fue el más soleado y caluroso de lo que va del año y, para quien se quejara de la temperatura por el sofoco, hubo una refrescante lluvia nocturna al final del segundo día. El chaparrón pescó a pandillas de académicos caminando entre distintos cocteles organizados en su honor o simplemente explorando la vida nocturna de la ciudad

Claudia Salazar, Antonio Díaz Oliva, Mariana Graciano Oswaldo Estrada Sebastián Antezana Y Carlos Fonseca (Foto: Alexis Iparraguirre)
Escritores Claudia Salazar, Antonio Díaz Oliva, Mariana Graciano, Oswaldo Estrada, Sebastián Antezana y Carlos Fonseca (Foto: Alexis Iparraguirre)

En la cita académica, estuvieron presentes casi una docena de escritores emergentes de Latinoamérica, insumos privilegiados de los estudios dedicados a la literatura y la cultura de multitud de ponentes. Conversaron de todo: la idea de Latinoamérica en el siglo XXI, la opción política de la literatura del continente y las paradójicas limitaciones a la circulación editorial en tiempos de la globalización. Como se anotó desde el público en el panel donde participaron Claudia Salazar (Perú), Mariana Graciano (Argentina), Antonio Díaz Oliva (Chile) Carlos Fonseca (Costa Rica-Puerto Rico) Sebastián Antezana (Bolivia) y Oswaldo Zavala (México), todos podían estar ahí por ser miembros de programas de posgrado en los Estados Unidos. Aunque ello pareciera sesgar la muestra de la nueva producción literaria por las posibilidades de vivir por allá, también llamaba la atención sobre los escasos nexos entre la producción literaria contemporánea latinoamericana y el presente del mundo cultural anglosajón. Debido a la circulación, estrictamente local de los autores en sus países de origen y también por la casi nula traducción al inglés de literatura en español, los escritores que hacían posgrados eran una mínima pero indispensable y obligatoria conexión con el ensamblaje literario de la nueva Latinoamérica como cultura viva.

13334488_10153486801165163_204250140_o

Ya durante la tarde del tercer día de congreso, los académicos latinoamericanistas caminan por los pasillos de corredor y el lobby con cierto cansancio, en especial porque ya han atravesado la aventura del gran baile, la fiesta en el Ballroom Este del Hilton, que la organización ofrece al pleno de los conferencistas. Esta vez se bailó hasta las últimas consecuencias al ritmo de la trompeta del maestro Willy Colón. En la fiesta y en las sesiones hubo mucho cabildeo. Voces que hablaban de sus proyectos de investigación, que buscaban afinidades para crear alianzas profesionales, formar un panel para el próximo LASA o, simplemente, intercambiar información sobre el mercado laboral. LASA 2017 se celebrará en Lima-Perú, próxima sede que desafiará la logística de este congreso que es una auténtica ciudad portátil con una forma de vida propia y sus muy privativos requerimientos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here