Mariana Enríquez gana el Herralde con una novela gótica

0
11
Escritora argentina Mariana Enríquez, Premio Herralde 2019.

La escritora argentina Mariana Enríquez ha ganado el Premio Herralde de Novela -que otorga la editorial española Anagrama y que está dotada con 18 mil euros-, con la novela Nuestra parte de noche, una historia de corte gótico que va envolviendo al lector para ubicarlo en el imaginario que Enríquez ha venido desarrollando cada vez con mayor éxito literario: el terror.

Nuestra parte de noche cuenta la historia de padre y su hijo que recorren la Argentina de los años ochenta por una carretera “para encontrar un final folk-horror”, como ha señalado la autora; y se detalla la educación sentimental de una adolescente en la Argentina de los noventa. El jurado, conformado por Lluís Morral, Gonzalo Pontón Gijón, Marta Sanz, Juan Pablo Villalobos y Silvia Sesé, ha considerado que se trata de una novela total, ambiciosa y desmesurada.

“Es una novela muy personal. Tiene todas mis obsesiones, lo cual delata que son muchas mis obsesiones. Venía de escribir cuentos, no ficción y en un registro del que los lectores, y yo misma, querían más”, dijo Enríquez al momento de recibir el premio.

Aunque su obra está compuesta de relatos, Enríquez ha reconocido que siempre había tenido la idea de “realizar una novela de género que contuviese una reflexión política sin que esto la llevase a apartarse del género”. En la novela, un mundo repleto de otros muchos mundos, el padre protagonista es capaz de visitar universos paralelos que solo puede observar, y que en realidad son cementerios habitados por muertos que no están presentes. “Todo eso tiene que ver con que los primeros textos de terror que leí fueron textos que documentaban las torturas de los setenta y los ochenta”, declaró la autora, “Yo debía tener 11 o 12 años cuando todo eso pasó, y lo tenía todo al alcance de mi mano, no distinguía entre realidad y ficción porque la realidad era peor de lo que cualquier ficción podía imaginar”. Y todo ese universo de lo literario quedó inevitablemente unido “al horror real”. Esta novela es entonces un encuentro con ese horror tan cercano y presente en toda latinoamérica.

“Continuadora de una tradición que podríamos denominar como ‘la gran novela latinoamericana”, pertenece a una estirpe de obras tan disímiles, pero igualmente ambiciosas y desmesuradas, como RayuelaParadisoCien años de soledad o 2666”, sostuvo Villalobos durante la ceremonia.

La editorial Anagrama, por su parte, publicó: “El lector encontrará en estas páginas casas cuyo interior muta; pasadizos que esconden monstruos inimaginables; rituales con fieros y extáticos sacrificios humanos; andanzas en el Londres psicodélico de los años sesenta, donde la madre de Gaspar conoció a un joven cantante de aire andrógino llamado David; párpados humanos convertidos en fetiches; enigmáticas liturgias sexuales; la relación entre padres e hijos, con la carga de una herencia atroz; y, de fondo, la represión de la dictadura militar, los desaparecidos y, más adelante, la incierta llegada de la democracia, los primeros brotes del sida en Buenos Aires… El terror sobrenatural se entrecruza con terrores muy reales en esta novela perturbadora y deslumbrante, que consagra a Mariana Enriquez como una escritora fundamental de las letras latinoamericanas del siglo XXI”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here