RESEÑA: “Puentes para atravesar la noche” de Juan de la Fuente

0
201
Poeta peruano Juan de la Fuente Umetsu (foto: difusión)

Escribe Haydee Salcedo Fonseca

La búsqueda de aprehender la palabra no es solo un intento de construir un discurso poético, sino de problematizar la escritura misma. Juan de la Fuente Umetsu es poeta y periodista limeño, especializado en comunicación corporativa. Ha publicado poemarios como Declaración de ausencia (1999), Las barcas que se despiden del sol (2008), La belleza no es un lugar (2010) y recientemente Puentes para atravesar la noche publicado en el 2016 por Paracaídas Editores.

Puentes para atravesar la noche (2016), constituido por 27 poemas, elabora un tejido de significados en la búsqueda de redescubrir la escritura. De esta forma, los poemas conforman una suerte de experimentación versal ante la cotidianeidad de la palabra, recuperando la temporalidad de la voz poética ante un viaje hacia el claroscuro de la noche y el asombro de lo desconocido. Por otro lado, el autor inserta epígrafes en algunos poemas que denotan el desarrollo de estos mismos y que son reactualizados para otorgar mayor carga metafórica: “Estas metáforas amenazan/ Con mostrar tus cicatrices”. En tal sentido, el autor muestra su bagaje cultural abordando autores como Mao Zedong, Juan Gelman, Martín Adán, René Char, entre otros, que vitalizan el poemario.

Se trata de un redescubrimiento de la voz poética en un camino obstaculizado por el sentir disfórico que le otorga cierto desencanto al mundo que lo rodea. De tal manera que el poemario se configura como una red de ideas precisas como imprecisas que luchan para dar paso a una multiplicidad de voces vinculadas con la imposibilidad que obtener lo deseado. A lo largo del poemario se presentan poemas con gran carga simbólica que el autor expone, caracterizándose por la dificultad de expresar lo deseado.

Pienso en ti como una palabra que escapa antes de que la

pronuncie. y regresa cuando callo y no hay nadie y no estoy yo.

La imposibilidad de expresar la palabra es lo que configura la red de ideas del poemario, pero representadas en temas como el amor, el tiempo, la noche, la ciudad, que causan la ambigüedad en ellos mismos. Sin embargo, es la multiplicidad de voces en donde se encuentran espacios y temporalidades superpuestas en un intento de aprehender la palabra: “El muchacho que roba palabras a la noche/ Que deja mudos al poema y al poeta”. “Las palabras toman por asalto el lenguaje”. “El encuentro es una palabra que escapa/ Una palabra sin puertas/ Dentro del mar”.

Se trata de una poética que desea capturar, no tan solo la incapacidad de retener la palabra, sino la vulnerabilidad de la voz poética. De esta forma, Juan de la Fuente elabora el hilo conductual del poemario construyendo grandes metáforas, pero opacando la construcción de símiles y antítesis, que muestran la ambivalencia de la voz poética. Así, cada uno de los poemas es un puente bisagra hacia la noche, es la amalgama de ideas que solo busca redescubrir y problematizar su propia escritura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here