Andrés Calamaro / Paracaídas & vueltas. Diarios íntimos

0
24699

Escribe Gabriel Rimachi Sialer.

El rockero argentino acaba de publicar “Paracaídas y Viajes. Diarios íntimos”, y el balance es positivo: un viaje por los infiernos personales de uno de los rockeros más queridos e importantes de sudamérica y un acercamiento a su formación como músico al interior de una familia -complicada como todas las familias- y que cultivaba el arte y la buena conversa. Pero también da para la polémica, porque Calamaro en este libro reafirma sus condición de mamífero omnívoro, amante de las carnes y sus derivados, el toreo y el vino. 
Y es que la vida de las estrellas de rock siempre ha resultado fascinante por los viajes, conciertos, groupies, los excesos, la oscuridad y el dolor de la luz, la vida misma y la cantidad gigantesca de anécdotas que siempre terminan por fascinar a quienes las escuchan o leen, más aún si eres seguidor de una banda o de un cantante. Calamaro no es la excepción, su legión de fans en ambos lados del planeta ha esperado el lanzamiento de este su primer libro, “Paracaídas & vueltas. Diarios íntimos” (Planeta, 2016), para acercarse un poco más a la vida de este rockero compositor argentino que ha pasado por las bandas más importantes de su generación y es ahora, un referente ineludible de la historia del rock latinoamericano.

Este libro de casi 300 páginas, reúne cerca de doscientos textos escritos por Calamaro en los últimos años: relatos de ficción, ensayos y columnas de opinión, reseñas, crónicas, efemérides, letras de canciones (inéditas y también populares), aforismos y pensamientos diversos. En definitiva, un compendio de sus «vueltas por la vida» escrito con la sinceridad y la desnuda profundidad emocional que emanan sus textos. Y Calamaro no se calla nada, y con esa sinceridad que muchas veces lo ha enfrentado con un sector de la sociedad, se puede leer, por ejemplo, en su defensa del consumo de carne y derivados: “…un asunto que no levanta ampollas en la opinión pública es el uso de cosméticos para mejorar la piel, para cuya ciencia no se sacrifican miles sino millones de mamíferos en Europa o donde sea que los laboratorios desarrollan asuntos cosméticos o medicinas de otra índole, incluso aquellas que salvan vidas humanas; solamente vidas que pueden pagar los tratamientos. Porque el gran crimen del que somos cómplices es la desigualdad y los más masivos asesinatos son el hambre y la guerra. Mucho menos despreciable es el fraude de ternura que supone adoptar mamíferos y castrarlos para que se adapten a nuestra vida sedentaria en apartamentos y hacerlos orinar una vez por día”.

Pero además este libro es una invitación a descubrir el proceso de formación que, como artista, recibió de niño, cuando su padre, el escritor Eduardo Calamaro, conversaba con el poeta Alberto Girri mientras veían ensayar a Les Luthiers en la sala de su casa. Tal vez sea esta la razón de su contínua y fecunda producción musical y de composición, donde la exploración es una de sus marcas más distintivas (de las letra de Los abuelos de la nada a Los Rodríguez o a la producción del disco El Salmón, por ejemplo).

Calamaro, que nace en Buenos Aires en 1961, debuta con la banda Raíces en 1978, y en los años ochenta sale a la luz con Los Abuelos de la Nada. Su trilogía “Alta Suciedad”, “Honestidad Brutal” y “El Salmón” son una prueba de grandes momentos creativos (Bob Dylan dijo que Calamaro era “el rey del ritmo”) cuyas motivaciones pueden los fans descubrir en este libro lleno de historia, de pasión, y rock. Porque las verdaderas estrellas del rock viven al límite, como escribió acertadamente Rodolfo Palacios: “En “Paracaídas & viajes” viajamos con Calamaro por los barrios marginales y el dulce infierno de las sustancias, las giras, los viajes por el mundo ida y vuelta, la ficción existencialista, la defensa del arte para corazones fuertes y una bien disimulada nostalgia”. Recomendado.

 

Comments

No hay comentarios

Dejar respuesta